¿Qué hacen los restaurantes con la comida que no se consume?

¿Qué hacen los restaurantes con la comida que no se consume?

Merma es la palabra que se utiliza en restauración y comercios de alimentación para referirse a aquellos alimentos que se desperdician por una falta de salida (no llegan a ser vendidos o consumidos). Esto supone una pérdida de ingresos para los comercios, aunque por suerte Komefy pone fin a este problema. Pero os vamos a explicar un poquito mejor en que consiste.

 

En restaurantes y hostelería

Muchas veces, debido a una mala previsión a la hora de hacer la compra, los restaurantes y hoteles adquieren más alimentos de los que realmente su negocio precisa. Este error de cálculo les puede salir muy caro, llegando a perder hasta la friolera de 50.000€ al año.

Otro de los motivos del desperdicio de alimentos en este sector proviene de las cocinas, pues hasta un 30% de los alimentos que acaban perdiéndose, lo hacen por cortes en la cadena de frío y por la caducidad de los productos. Una vez más, por falta de previsión y de organización.

Aun así hay muchos otros motivos que son muy difíciles de prever, como que suba o baje la demanda de un plato en concreto, que el pedido sea cancelado por parte del cliente, o que la presentación de éste no haya quedado suficientemente bien (por ejemplo, se haya quemado).

En supermercados

En este tipo de establecimientos la principal causa del desperdicio de alimentos es que se ven obligados a realizar grandes pedidos que posteriormente no son capaces de vender antes de la fecha óptima de consumo. Es por ello que estamos cada vez más acostumbrados a ver la etiqueta de “Ahorro por fecha próxima de caducidad”

Otro motivo son los posibles problemas de fabricación, por ejemplo, que un producto no esté correctamente envasado o que no cumpla con los estándares estéticos adecuados. En estos dos últimos casos el supermercado directamente los retira de la venta.

En otros comercios de alimentación

En comercios como fruterías y verdulerías ocurre un fenómeno curioso, que hay productos que están en perfecto estado, pero los usuarios no los compran porque no cumplen con los “estándares de belleza”. Si el consumidor ve en su comercio habitual una patata deformada o un limón con un bulto, tiende a no adquirirlo por desconfianza, aunque la verdad es que el sabor va a ser exactamente el mismo.

Para el resto de comercios, como pescaderías o panaderías, también el motivo de que desechen alimentos es por un error de previsión a la hora de comprarlos. Es complicado saber la demanda de estos que habrá cada día y al ser frescos no pueden seguir comercializándose al día siguiente, y de poder hacerlo tendrá que ser a un precio inferior.

La solución: Komefy

Nuestra aplicación Komefy da una segunda oportunidad a todos estos alimentos que aunque estén en perfectas condiciones para ser consumidos, de otra forma acabarían siendo desechados. Comercializando alimentos a precio de último minuto ayudamos a todos estos comercios a aumentar notablemente sus ventas, al consumidor a poder adquirir su comida favorita con un notable ahorro, y a  que el mundo sea un lugar un poco mejor evitando el despilfarro de alimentos.

 

 

 

About Komefy

    You May Also Like

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies